¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

27 Oct 2014

     

En artículos anteriores se advirtió de la fractura popular al apoyo incondicional hacia el correísmo, en efecto es una realidad, pues, las cifras, el discurso, los hechos, reacciones y la marcada incapacidad de revertir una condición desfavorable con la  rapidez y destreza que el gobierno acostumbraba, muestra un debilitamiento importante en la conexión política entre aparato estatal y la población. 

 

    Para el análisis hay que revisar notorios procesos y situaciones que reflejan esta realidad. En consecuencia, las elecciones del reciente 23 de febrero de 2014 en las que se eligió a representantes seccionales mostraron un Ejecutivo insuficiente para acompañar la victoria de los secuaces de su línea de partido, obteniendo por consiguiente una desventajosa pérdida en todas las capitales de provincia más importantes, e incluso en prefecturas trascendentes para la administración.

 

          Luego de la adiestrada sonrisa a la que tiene preparados el Presidente, las sabatinas repetidas de discurso y agravio a los alcaldes y prefectos de una posición distante al Ejecutivo vinieron. A ello, en un veloz asesoramiento o intento de respiro y toma de pulso, no se esperó mayor tiempo en invitar a un almuerzo en Carondelet a todos los dirigentes electos el 23 de febrero, incluidos aquellos de ultra derecha peligrosos para el proyecto de la revolución, asi, como todo lo que se hace en este gobierno, vino la calma y serenidad después de la decisión rápida, el insulto, el descrédito y la retrasada reflexión. 

 

   El debilitamiento siguió, para ello salió a la luz las periódicas denuncias de irregularidades y corrupción en contratos generados por la conocida embajadora de los contratos, Nathalie Cely. Como es habitual, no faltó: la decisión rápida, el insulto, grito y epítetos por parte del inquilino de Carondelet, quien ninguna razón, justificación o explicación sobre las denuncias entregó.

 

    Era el turno entonces, de hablar de una restauración conservadora que de alguna forma sea una prueba de descargo para la sucesión de irregularidades denunciadas. Parece una broma, pero es cierto, para el autoritario y sus esbirros, todos quienes estamos en la otra orilla como críticos responsables y personas formadas en base a principios democráticos somos: la restauración conservadora.
 

   El descontento popular siguió su cause, las encuestas mostraron a un Ejecutivo menos simpático para los ecuatorianos.

 

   Y es que, la marcada desconexión con el soberano (población) prosiguió. Se adoptaron medidas confiscatorias, y dígase claramente, confiscatorias a los fondos de los trabajadores del magisterio ecuatoriano, provocando entonces la movilización masiva del 17 de septiembre en la que, distintos grupos sindicales y numerosas organizaciones e individuos inconformes que han sido silenciados durante algunos años en este gobierno, protestaron; claro, la represión, decisión rápida, insulto, descrédito y retrasada reflexión también marcó sede. 

 

     Pero eso no es todo, en el país hay claridad en que la situación económica se debilita constantemente por el déficit presupuestario con el que se cierra cada año, hecho que por cierto,  hoy es más notorio con la caída del precio de petróleo, lo que con un básico ejercicio de lógica económica implicaría la puesta en vigencia de una prudencia presupuestaría y el establecimiento de políticas públicas de ajuste inmediato, claro, esa es la lógica para una administración responsable y no demagoga. A quienes han manifestado esta realidad económica, ya estuvieron advertidos del discurso posterior que acompañaría: la decisión rápida, el insulto, descrédito y nuevamente, la retrasada reflexión por parte del Ejecutivo. 

    

   Los movimientos indígenas vienen latentemente haciendo camino pese al debilitamiento estructural que afrontan; su lucha, se ha visto reforzada por la participación activa de individuos que no pertenecen a las filas ancestrales pero que apoyan las causas de protección a la naturaleza e interculturalidad reconocida en la Constitución del Ecuador. Sin duda, la no convocatoria a consulta popular para la explotación del Yasuní ITT es una decisión política que arrastra el descrédito del Ejecutivo sumado al rechazo social de quienes creen en procesos económicos más rentables y con menos coste social. Finalmente entonces, se ha instaurado una carencia de procesos efectivos para la devolución del poder a la población logrando en tal virtud, el hegemónico enfoque de una carencia de medidas que muestren la supeditación de las decisiones del Estado a las demandas colectivas.

 

    Los sindicatos en suma con diferentes agrupaciones sociales anuncian nuevas movilizaciones para el 20 de noviembre, éstas esperan contar con mayor concurrencia que las de septiembre. Mientras tanto, habrá que esperar la nueva respuesta que el Ejecutivo entregue a los reclamos sociales que se fundamentan en la esencia de una población que guarda celosamente el poder, es decir, en un apego al principio democrático que en Ecuador se reconoce en la Carta Fundamental, Constitución que por cierto, también ya es víctima de intentos de un cambio constitucional, pues, el Presidente con sus colaboradores asambleístas han dicho, o más claro, a tono de reto cuando algo se debilita, han amenazado, con el establecimiento de la reelección indefinida de Correa. 

 

   Pero el escenario sigue siendo desfavorable para el correísmo, pues, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reconocida por la Carta de la Organización de los Estados Americanos, ha fijado audiencia hoy lunes 27 de octubre para tratar sobre: la situación de derechos humanos de pueblos indígenas y la independencia judicial en Ecuador.

 

      Así, se configura un difícil momento para la continuación irrebatible y cómoda de la revolución ciudadana, aún más cuando la búsqueda de nuevos líderes y actores políticos con características propias y no imitadas están surgiendo y son quienes marcan el ritmo del proceso ecuatoriano, claro, alejados de la decisión rápida, el insulto, descrédito y retrasada reflexión que el gobierno de turno ha enseñado. Es entonces que se deberá reconocer que el aporte: crítico, democrático, programático y organizacional que se viene realizando ya ha logrado mucho, y ha causado más de un viernes 13 para la revolución.

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload