Camino al Parlamento Andino

10 Jun 2009

El Parlamento Andino a lo largo de su historia ha llevado como escudo principal de lucha, por lo menos en discurso, la búsqueda de un proceso de integración latinoamericana, lo que tiene sentido y armonía común con el deber de la hermandad de países afines en la región.

Sin embargo, su nula imagen y logros trascendentes para los objetivos marcados por dicho organismo, fijan las miradas de cuestionamiento de varios actores civiles de la sociedad y el mío propio. Pero, el domingo elegiremos a los cinco representantes por Ecuador para el Parlamento Andino, quienes tendrán la difícil misión de hacer lo que en mucho tiempo no se ha hecho y lo que supone debe hacerse desde señalado Parlamento.
 

Y es que un objetivo será el cumplir con el camino del imperio de las relaciones amplias y armoniosas entre países vecinos comunes y la consigna de la lucha por la democracia de los distintos Estados miembros, sumando esfuerzos coherentes, pero no para tener “moneditas comunes”, “discursos homologados” o “prácticas dictatoriales frecuentes” , sino para la imperiosa reconstrucción de quebrantadas amistades comerciales y diplomáticas; a velar por los derechos humanos y calidad de vida de la población andina; a la integración subregional basada en variados instrumentos que para ello sirva; a coordinar procesos de unión con otros organismos latinoamericanos y mundiales; a impulsar el desarrollo de la conciencia comunitaria y la identidad sociocultural andina e incluso la búsqueda de un acompasado sistema jurídico entre los distintos países.

Es intolerable seguir viendo a un Parlamento Andino que como impávido observador nada ha hecho ni hace frente a las relaciones disueltas entre Ecuador y Colombia, que de manera insensata no asumió su responsabilidad de velar por la defensa de Derechos Humanos y la dignidad de los habitantes latinoamericanos en países que se encuentran sumidos en vergonzosas praxis dictatoriales, nefastas y nada democráticas.

El domingo 14 de Junio acudiremos en una nueva oportunidad a elegir, pero, no elegiremos en un marco de lotería de propuestas televisivas y radiales, por un lado estamos sin duda, menos intoxicados con el “baratillo” de ofertas políticas que hemos tenido que vivir en estos últimos tres años.

Considero que las estrategias son siempre bienvenidas, que la proyección siempre debe ser aplaudida, pero el abuso en nombre de las mismas jamás debe ser aprobado por un pueblo que soberanamente mira y analiza, pues, que fácil se hace llamar a nuevas elecciones a quienes tienen el poder en mano y son triunfadores de las últimas votaciones. Análisis psicológicos y sociales demuestran que las personas jamás se unen al perdedor, que nunca se alinean a la masa y opción fracasada, sino que se suman a la victoria y al ganador, obviamente, es un fenómeno común y muy repetido en los estudios, luego, se puede entender claramente la razón de llamar a elecciones después de elegir a Presidente, Asambleístas, Alcaldes, Prefectos y Concejales en las que un significativo posicionamiento ha tenido la lista triunfadora de Alianza País, todo es calculado.

Espero que el nuevo Parlamento responda a los intereses colectivos y a un objetivo planteado en sus propias razones de existir y no a simples ordenes de un partido político, de un líder o de unos cuantos enlutados poco-patriotas.

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload