A VOTAR CON ADOLESCENCIA

3 Apr 2009

Las pupilas no se dilatan por los escándalos de “narco política”, las denuncias que recorren los pasillos de la poca libre expresión o la compra de helicópteros para el Ejército Ecuatoriano en medio de una crisis mundial que vivimos y poco a poco deja ver su insensato toque para nuestro país. Convencido estoy que por la “disentería” electoral publicitaria que afrontamos nuestras miradas son dilatas.

 

La astuta idea constitucional que busca la equidad e igualdad de condiciones electorales ninguna observancia hizo a la proclamación que también realiza la Constitución con respecto al “buen vivir”., y es que tanta propaganda en televisión, radio y difusión escrita sin duda alguna menoscaba derechos primordiales como el de recibir información verdadera y desarrollarse en un ambiente sano, ¿es posible acaso recoger tanto impacto publicitario de candidatos para alcaldes, prefectos, concejales, asambleístas provinciales y nacionales, a presidentes, entre otros, sin que perturbe la armonía individual?.

 

Ante el ejemplo de un Estado derrochador que además ha optado por realizar la campaña individual de cada ciudadano candidato, con límites absurdos, en los que vemos las mismas gigantografías, boletas, cuñas radiales, imágenes en la televisión, entre otros al igual que los antes criticados, no queda otra cosa que la resignación frente al “cambio” que nos dicen vivir. Dijeron que estamos en crisis, que se vienen tiempos difíciles para el país, pero, la sagaz práctica del Estado es totalmente incoherente con lo predicado. Sin embargo las normas constitucionales son de inmediato cumplimiento y seguimiento, así que su legalidad no está en duda, mas si, su legitimidad.

 

Es fácil obtener votos haciendo conciertos para jóvenes de colegio, es sencillo obtener escrutinios para dignidades que buscan reelegirse y no han renunciado a su cargo actual, cómodo es ocupar una obligación de Jefe de Estado y Gobierno buscando una reelección, suave es repartir obras y pedir votos, ¿pero ético? Nada! Mi incertidumbre va más allá, podemos decir que es el “momento de los adolescentes” de quienes en edad de 16 y 17 años son ya actores políticos limitados que facultativamente podrán ejercer el suigeneris derecho de votar por distintas autoridades de elección popular.

 

Hay que ser sensatos con el país, hay que no engañar a nadie ni mucho menos dejarnos engañar por dádivas electoreras, aquí hay que ser claros, pues, con la juventud no se puede jugar, el presente y futuro del país son los jovenes. La influencia que un profesor sobre una tarima en clase puede tener sobre los estudiantes es de un 70 a 100 por ciento, ahí el problema de una poca o ninguna madurez política que a los dieciséis y diecisiete años se pueda tener, seguro brillantes luces existirán entre ellos, verdaderos patriotas se verán, pero, la autonomía de la voluntad esta limitada por quien en clase habla a favor o contra de un bando. A dicha edad, se actúa con un intermediario para celebrar contratos, recibir permisos, y ellos son sus padres o tutores.

 

Y no quiero por ningún sentido atacar al adolescente, pues, hace poco lo fui, tampoco quiero soslayar al régimen o parcializar los profesores de colegios a favor del mismo, es más, hoy los docentes protestan contra el régimen por una intención de evaluarlos, así que el imperio de lo que un profesor piense sin duda va a verse reflejado en lo que el estudiante manifieste. Creo además que es totalmente vulnerable la voluntad de un joven colegial, quienes son utilizados para fines ambiciosos; que triste es recordar el “show” de las primarias de alianza país en donde se veía estudiantes enviados por un inspector.

 

La abusiva forma de violar la privacidad de las personas con propagandas exageradas son el fusil más fuerte para amenazar a la vida y la dignidad humana de los ecuatorianos, las tácticas fascistas terminaron y los adolescentes deben vivir plenamente su formación sin ser aliados del tirano y parte del engaño. Es momento de volver a decir la verdad!

 

Aquí mi preocupación y mi más alto rechazo al voto facultativo que tienen estos nuevos actores políticos, sin embargo, se ha visto que a los ecuatorianos nos gusta el experimento, poco o ningún caso se hace a la experiencia internacional y propia, así que ¡bienvenido sea!

 

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload