PARQUE YASUNÍ VUELVE A SER AMENAZADO POR GOBIERNO DE CORREA

10 Jan 2009

En el mes de octubre del 2008 escribí un artículo titulado “LA DESAPARICIÓN DEL PARQUE YASUNÍ YA ES DE TODOS”, mismo que, hacia referencia a las declaraciones del entonces Ministro de Minas y Petróleos, Galo Chiriboga, sobre la intención del gobierno actual de explotar el campo Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT) en efecto de que la Comunidad Internacional no “recompensaría” al país con una cantidad de 350 millones anuales para que dicha zona no sea explotada.


Hoy, el nuevo Ministro de dicha cartera de Estado, Derlis Palacios anuncia que se llamará a licitación para la explotación de crudo en el Parque Yasuní tras la negativa en pronunciarse de la Comunidad Internacional. Entonces, la crítica y el pleno rechazo a tales fines no pueden hacerse esperar. Se habló de un gobierno que defendía el medio ambiente; es más, crearon de una manera “vanguardista” derechos para la naturaleza en aquella Asamblea del “cheque en blanco”, de los plenos poderes; se subieron en la tarima a defender a la “Pachamama” y tildaron de “pelucones”, “miserables” y otros adjetivos, si es que son adjetivos, a quienes preguntábamos ¿quién iba hacer cumplir los derechos de la naturaleza? Hoy, ha sido contestado una vez más que nadie, ni el propio mentor de la Carta Magna del Ecuador.

La Constitución vigente es clara en su artículo 71.- “La naturaleza o Pachamama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos”; desde mi punto de vista la norma es precisa en cuanto a la defensa de la naturaleza, no se puede decir que no exista vida en dicha zona, pues, el artículo cabe con plenitud para la situación discutida y lleva además mayor valor en conjunto con distintas disposiciones legales del nuevo marco jurídico del Estado, como por ejemplo, el art. 83 sobre los deberes y responsabilidad de los ecuatorianos que señala el respeto a los derechos de la naturaleza que deben ser de carácter obligatorio.

No se puede dejar de lado a la Constitución inspirada por el propio gobernante de turno, no se puede admitir un discurso de tablados a favor de elecciones, de consultas populares o cadenas radiales y encontrar otro distinto, plasmado en las declaraciones y actitudes tomadas por el poder político actual. Es responsabilidad inalienable, que no puede ser menoscabada bajo ningún termino, la de reclamar enérgicamente por la intención de causar destrucciones invaluables para la comunidad Huaorani, las más de 600 especies de plantas nativas, los ecuatorianos y el planeta.

 

Es intolerable la mentira, es reprochable el informar al Ecuador en cadenas sólo los subsidios y dádivas, es incalificable que explotemos nuestro recurso natural más elemental del territorio a cambio de unas cuantas monedas y palabras, pero también hoy es completamente entendible la fuente de donde se buscará que provenga el financiamiento para cumplir con las promesas de una Constitución muy epicúrea y un desajuste económico generado por el derroche insensato del dinero. Vuelvo a sostener que la teoría del “fin justifica los medios” no puede ser defendida ni aceptada por los ecuatorianos, menos, será razón de consenso y triunfos para un Ecuador que necesita el cambio esperado sin maquillajes a medida de un monopólico criterio.

 

Por lo cual vuelvo a decir, si no afrontamos y defendemos: LA DESAPARICIÓN DEL PARQUE YASUNÍ YA ES DE TODOS!!

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload