LA CRISIS FINANCIERA MUNDIAL Y EL 2009 EN ECUADOR

6 Jan 2009

El 2009 es un nuevo año que en el tema económico supone el comprender claramente para quienes no lo aceptaban, la existencia de una crisis mundial, misma que en conjunto con sus factores internos y externos configuran la presencia de efectos a nivel mundial en todos los países del mundo. Aquellos gobernantes de la “clase totalitaria” que por su prepotencia y arrogancia no lo entienda o no lo quiera entender, simplemente, juegan con la inteligencia de sus mandantes. El ajuste económico urge que sea realizado en las diversas planificaciones de gasto, sin duda, es una actitud responsable y ética ante una recesión mundial.


La cantidad del gasto público en el Ecuador ha sido un tema muy discutido, es incomprensible el monto de egresos que ha realizado el país en medio de una crisis que también ha sido acompañada por la reducción del valor del petróleo y una importante inestabilidad para invertir en el Ecuador, cabe recalcar, la inversión se incentiva con seguridad económica y sobre todo, una seguridad jurídica de pleno respeto a un marco legal, que a su vez, quien es llamado ha hacerlo cumplir y respetar es el “propio” Presidente de la República de acuerdo con el artículo 147 de la Constitución,- “Son atribuciones y deberes de la Presidenta o Presidente de la República, además de los que determine la ley: 1. Cumplir y hacer cumplir la Constitución, las leyes, los tratados internacionales y las demás normas jurídicas dentro del ámbito de su competencia”; no se puede creer que se incentiva inversión, capitales y por ende producción con discursos de moratorias internacionales, discordias o revanchas histórico – nacionales.

No puede ser menoscabado el liderazgo del presidente Correa, sin embargo, se crean mis incertidumbres frente a las acostumbradas cadenas radiales de los días sábados, mismas que, envuelven un aire de resentimientos, división y poca decisión de crear en ambiente sano para poder generar el gran acuerdo nacional que lleve al triunfo de no un Presidente, de no un ecuatoriano, sino, de un pueblo, de un país, de un Ecuador.

Convencido de que es mucho más eficaz lograr la coincidencia de otros con nuestra tesis no por los argumentos ni los insultos, mas sí, por las plenas acciones limpias y sinceras en el ejercicio de nuestra función, creo que el Econ. Correa debe empezar por demostrar al país que su intención no es entregar dádivas a los ecuatorianos, que su objetivo no es producir adeptos gratuitos, que su obra está dirigida al engrandecimiento del país y a la lucha por la justicia y la dignidad nacional sin trofeos electorales ni urnas de mayoría que engañan por el brillo del obsequio.

Se viene un año de elecciones, un año de muy poca gobernabilidad, pues, hemos vivido dos años de inestabilidad interna y externa y no únicamente por los discursos del inquilino de Carondelet, también por el solo hecho de ser épocas seguidas de elecciones y nada de certeza en la dirección del país.

Es oportuno el franco discurso con el Ecuador, el sensato accionar en pro de una economía y el ajuste del derroche. Los equipos de guerra, los censores militares, los aviones, las campañas electorales, la publicidad en la T.V. creo, pueden esperar.

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload