ESCUCHAR A LOS INDÍGENAS TIENE ALGO DE MALO?

6 Nov 2008

El debido respeto a la humanidad se basa en varios principios universales de convivencia social, que incluso, han llevado a crear los tan prestigiados Derechos Humanos, a favor, que quienes habitamos en el planeta.

Todo postulado de carácter universal asienta mayor fuerza y solidez al momento de hablar sobre el respeto a nuestros compatriotas, a nuestros hermanos ecuatorianos. Distintas agrupaciones indígenas hoy, exigen el pleno respeto de sus Derechos, incluida la dignidad y progreso de sus pueblos. ¿Acaso no deberán ser escuchados?

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la Confederación de Pueblos Kichwas del Ecuador (Ecuarunari), la Federación de Pueblos Kichwas de la Sierra Norte del Ecuador (FICI) y las juntas de aguas con las comunidades estarían organizando para el 19 de noviembre una masiva protesta en contra del Gobierno, sosteniendo, la necesidad de realizar cambios inmediatos sobre la nueva Ley Minera que busca la explotación a “gran escala” de distintos sólidos en zonas de asentamiento indígena.

Es importante el consenso de los pueblos para felices términos en vías de progreso de un país y en medida del respeto al tan protegido medio ambiente del cual tanto se defiende en la nueva Constitución. Necesario es el obtener recursos que nos permitan realizar inversión social para los ecuatorianos, importante es explotar lo que tenemos, pero no son menos importantes atender las demandas generadas del sector indígena, de nuestros hermanos que reclaman hoy, y deben ser escuchados.

Los recursos económicos provenientes de la minería, lógicamente, deben ser invertidos en donde son explotados, por medio de la ejecución de obras de saneamiento que cubran necesidades básicas, además, es primordial el explotar bajo normas técnicas elementales para preservar y conservar la biodiversidad en las zonas mineras.

Nadie quiere paralizaciones, nadie busca conflictos, nadie quiere tristes protestas. Pero, debemos construir el “nuevo país” que tanto se predica dejando de lado praxis criticadas del pasado e insensatos discursos que lastiman la esperanza de un pueblo con sed de cambio. Escudarse en los indígenas para obtener votos, una nueva Constitución y un cuanto apoyo, no es ético.

Conservar la unidad es lo que tanto se ha pedido al Gobierno actual. No buscamos más división, ni resentimientos intolerables.

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload