CRISIS MUNDIAL Y EL MANEJO RESPONSABLE

30 Oct 2008

Muchos analistas económicos me juzgarán, otros en gran número me darán la razón y gran parte de ellos en sus varios pronunciamientos ya lo han expresado lo que sostendré.
Ayer en una conversación, un amigo economista, muy claro me dejo un tema referente al engranaje de la economía que supone la existencia de ciertas variables atractivas a nivel económico.

Ante la crisis económica mundial que se está viviendo y no demora en mostrar su perfil con las poco o nada remediables huellas que trae, es importante plantear un análisis sobre algunos aspectos ineludibles de tomarlos en cuenta para entender mejor específicos manejos que deben darse en la administración central para ayudar al Ecuador.

Las enfermedades históricas a nivel mundial siempre han sido, la falta de sinceridad en el obrar de la sociedad, el desinterés y las praxis incendiarias, que, no afectan más que a las vías de cambio, desarrollo y evolución de un país.

Ante una crisis mundial que puede dejar serios pasajes oscuros en la economía nacional es importante cuestionarse muchas envolturas de problemas y defender las decisiones que puedan ser defendibles.

La cadena de subsidios que ha sido implementada en el Ecuador por el gobierno actual responde en gran medida a la visión de que se debe ayudar al consumidor de úrea, arina, gas, gasolina, entre otros últimos asentados paulatinamente.

Varios estudios han demostrado que en el subsidio al gas, el 30% más rico de la población se beneficia con el 46% del subsidio mientras que el 30% más pobre apenas recibe 15%. Lo cual sin duda, anota la vaguedad en el subsidio al gas, mismo que, se maneja en cifras parecidas con la gasolina.

Quitar el subsidios al gas o gasolina es la medida más impopular para cualquier gobierno que busque terminar un período de gestión, no se diga, en aquellos gobiernos que esperan reelecciones y llenar filas de las bancadas legislativas. Pero, indicadores nos demuestran y han venido demostrando el egreso que supone para el Estado subsidiar dichos elementos de consumo. Aumentar al ya existente y cuatioso gasto estatal más subsidios, es una medida muy alentadora para varios grupos, para el partido oficialista y otros, pero, constituye una seria preocupación para quienes analizan cifras económicas y somos concientes del descalabro financiero mundial que se avecina para futuros meses en el país. Sin embargo, la política del gobierno es la de “regalar” dinero al por mayor subsidiando varios artículos.
Y no me pregunto la razón del ¿por qué los ecuatorianos no reclamamos esa mala administración económica? Es naturaleza humana, es naturaleza innata, aceptar todo “regalo” que es bienvenido es natural. Si nos dan 2 artículos gratis digo si, si me dan 1 también lo acepto, y si me dan pagando más de la mitad de tres que consumo, sin duda, lo acepto.

Así que muy poco se puede filosofar sobre el tema, lo importante es realizar serios argumentos que mencionen lo que en verdad sucede, pues únicamente una política fiscal importante y manejada a magnitud, sumado a un precio del petróleo varios puntos más arriba de lo que hoy cuesta, nos permitiría manejar una ola se subsidios que amenazan con dejarnos sin reserva monetaria, es decir, sin armas para enfrentar la crisis mundial, sin armas, para el 2009.

Países latinoamericanos como México, Chile y Brasil que manejan la emisión de su dinero han sufrido una devaluación de sus monedas que a incendiado aún más el serio problema que ya engloba la crisis mundial, como reducción de inversión, de exportaciones, entre otros. No se puede negar bajo ningún término el importante papel que la dolarización ha jugado en el Ecuador, pues, nos ha ayudado a percibir la crisis mundial en una medida benigna, sin duda, no hemos recibido una crisis directa e impactante como países vecinos que ya la han tenido que afrontar. Sin embargo, no es ético el no mencionar, la falta de empleo que migrantes están viviendo en países huéspedes del amargo vino de progreso y lucha.

Es importante aflojar ideologías, falsos rencores y pasiones para poder reconocer el papel vital que en nuestra economía ha jugado el dólar, obviamente, tiene serios cuestionamientos, pero, para el específico tema analizado ha sabido responder de la mejor manera.

Varios análisis deben también ser tomados en cuenta conjuntamente con indicadores. Hay que dejar atrás las hazañas de mantener un déficit en el presupuesto y subsidiar a gran escala todo, es importante reducir ese riesgo país y ser honestos deudores para con los acreedores. Las épocas de abundancia se cortan para dar paso a un desenfrenado mercado a la declive. ¿Es entonces, ético, comprar aviones de guerra, armamento y aeronave presidencial ahora?, ¿es lo más necesario una campaña de alegría mientras no hay empleo, y la sonrisa deba estar rodeando la pobreza y la poca inversión?

Recuerdo las épocas en que “éramos soberanos, eficientes y patriotas”, época en que la moneda “ya, era de todos”. Emitíamos nuestro propio billete, con la manía presidencial de imprimir inorgánicamente (sin respaldo), y claro , la inflación galopaba por encima de los tres dígitos anuales, los comercios eran prósperos sin clientes, y los sueldos eran en sucres comprando todo en dólares, porque simplemente, nadie quería tener sucres en las billeteras. La vida se encarecía en razón de minutos, en minutos que suponía una elevación del dólar, de 1100 sucres a 1600 sucres. Temas de ésta naturaleza sucedía con arraigo. Hoy queremos hacer una moneda única, queremos ser el único ser vivo que cae en el hueco dos veces.

¡Seamos sensatos con el país!

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload