Declarando sin cuidado, creando retroceso sin colchón

21 Oct 2008

Las últimas declaraciones vertidas por el Presidente Constitucional de la República son las de un verdadero economista y analista conciente y sensato con su Patria. Especular de un falso “blindaje” del Ecuador frente a la crisis mundial era un abismo innecesario, improcedente y muy incendiario; pero ya rectificado.



Hoy, una vez reconocido el grave error de las declaraciones anteriores y sosteniendo la necesidad de prepararse para la crisis mundial el Econ. Correa plantea tesis interesantes, pero, una vez más, muy alarmantes, poco apaciguadoras y con un contenido altamente dañino para la economía nacional. En la cadena trasmitida desde la Universidad de Cuenca en un discurso menos grotesco y por fin, algo menos insultador, el Presidente nos explicaba sobre la necesidad de frenar algunos proyectos de inversión y recortar lo pagos de la deuda externa realizando reformas a la planificación presupuestaria para combatir la crisis.

El déficit presupuestario ya se advirtió, pero la soberbia del poder y el orgullo de las diplomacias poco, o ningún caso hacían a quienes sosteníamos el peligro de un Presupuesto del Estado sin observar los elementos externos a la economía nacional y claro, la lógica nos dio la razón.

Sin embargo creo que gran parte de la solución para salir de momentos críticos que se vendrán para el país está sin duda en la reducción de la ola de subsidios que el Gobierno ha dado sumado a la cantidad de propaganda que se sigue viendo en los medios de comunicación sumado lo que debe ya estar planificado para las elecciones del 2009 en tediosa campaña.
Es menester decir que una de las medidas más impopulares políticamente es la de dejar de subsidiar en parte o en su totalidad un elemento de consumo de la población, sin embargo, es de francos luchadores, sensatos gobernantes y responsables economistas ser concientes de ciertos principios de compromiso fiscal. Creo, que no sólo se debe pensar en recompensas electorales, sino, en el virtuosismo de saber dirigir una nación para el progreso y el bienestar necesario de los ciudadanos que conformamos el Ecuador.

Por otro lado, las declaraciones sobre recortar el pago de la deuda externa, no crea más que todo lo contario de lo que se busca, incertidumbre económica, fuga de capitales, despunte del riesgo país y lo peor, la pérdida de créditos internacionales que, como cualquier Estado siempre, los vamos a necesitar. Una decisión como ésta, o el simple discurso eufórico de las tarimas no hacen otra cosa que cerrar las necesarias llaves del crédito tan importante para un país en busca de progreso y de plasmar con la realidad todas las ofertas de una Constitución que ha costado mucho dinero al país y hoy, vende promesas al dos por uno de muy alto costo estatal que deberán ser cumplidas a sed de quienes apoyaron el proyecto constitucional.

Por un Ecuador libre y soberano, es primordial rectificar, reordenar ideas y ser parte activa de lo que anhelamos como Estado comprometido con su población.

Please reload

revisa mi último artículo:

¡ La revolución y su 2014, parece su viernes 13 !

October 27, 2014

1/1
Please reload