Muerte cruzada

 

 José Chalco Salgado

Editorial publicado en

Diario El Mercurio de Cuenca

25 de abril de 2020

El Presidente puede disolver la Asamblea hasta el 24 de mayo. La Asamblea Nacional puede destituir al Presidente hasta el 14 de mayo de este año.

 

          Expliquemos. Como muerte cruzada se denomina al viciado diseño constitucional que, de forma mal traída del sistema parlamentario europeo, se introdujo en la Constitución hiperpresidencialista del Ecuador. El Presidente tiene atribución para disolver a la Asamblea y se convocan a elecciones de presidente y asambleístas, ahí la razón de su denominación; pues los cargos de los titulares de ambos órganos del Estado (Ejecutivo y Legislativo) terminarían. Igualmente, esta potestad puede ser accionada por la Asamblea Nacional en contra del Ejecutivo, una vez más, los titulares de ambos órganos del Estado fenecen, por eso, muerte cruzada.

          Pero siempre se queda gobernando el Presidente. Sí. Es el único que no ha muerto. Si la Asamblea lo destituye, se convocan a elecciones y durante este tiempo electoral (90 días) se mantiene en el poder la fórmula del Ejecutivo: el vicepresidente de la República. Si el Presidente disuelve a la Asamblea, se convocan a elecciones y durante este tiempo electoral (90 días) se quedará gobernando el mismo Presidente, quien además, puede realizar decretos ley con dictamen de la Corte Constitucional, sin ser fiscalizado ni controlado porque el Legislativo se fue -inmediatamente- a su casa.

              La Constitución vigente se pensó a la medida del caudillo. Para tener a los poderes del Estado en su bolsillo. La configuración de la muerte cruzada siempre beneficia a los intereses del Ejecutivo. No hay punto medio en aquello. Es un instrumento de amenaza, cálculo y legitimación a favor del Presidente.

            Finalmente, en caso de grave crisis política (una de las razones para habilitar la muerte cruzada), la Asamblea Nacional puede destituir al Presidente, con la votación de las dos terceras partes de sus miembros (92 votos), ¿el presidente? -en este caso- lo puede hacer sencillamente. Con su criterio. Con su juicio. Mejor dicho, con sus amenazas.

 

josechalcosalgado@gmail.com